De la reflexión a la implantación: participamos en las grandes reformas estatales de la transición digital

 

Co-construir juntos

 

Desde el año 2000, existen relaciones asiduas entre Gobiernos y fabricantes. Haber encontrado el punto de equilibrio entre gobernanza y experiencia a la hora de acometer la transición hacia la era de la e-administración, nos ha convertido en interlocutores privilegiados para pensar, co-crear e implantar nuevos modelos de relación entre el Estado, la entidad territorial y el ciudadano.

Adaptarse a los contextos nacionales

La transformación digital en la vida pública está sujeta a realidades que difieren de un país a otro, pero que no nos impiden secundar la implantación de políticas públicas allí donde estamos implantados.

En Francia, el trabajo se centró en la transmisión vía telemática. Esta decisión nos permitió desarrollar la totalidad de los elementos y dispositivos técnicos y profesionales: digitalización de documentos, firma y comprobaciones electrónicas, transmisión vía telemática y oferta de servicios adicionales. La plataforma diseñada y desplegada, BL.démat, está, ahora mismo, siendo utilizada por más de 10.000 entidades territoriales.

Como asesores técnicos, participamos en el acuerdo a favor de la facturación electrónica: desarrollo y despliegue del portal Chorus, operado por la Agencia para la Informática Financiera del Estado. Las soluciones diseñadas pretenden facilitar los intercambios, en un entorno open source, en el que la pluri-disciplinaridad de nuestros equipos nos ha llevado a intervenir en toda la cadena de valor.

En España, en 2015 el gobierno optó por imponer a las administraciones locales la obligación «100% digital» tanto en su trabajo entre ellas, como con terceros.  Esta obligación está siendo analizada a través de un observatorio de la vida electrónica encargado de publicar la evolución de los indicadores esenciales de forma trimestral.  El principio «Díganoslo una sola vez» pretende que el ciudadano presente sus documentos una única vez y que todas las administraciones del territorio puedan acceder a los mismos. Y este es uno de los objetivos de esta transformación, que deberá concluir para 2020. Proponemos a nuestros clientes un acompañamiento global, que yendo más allá de un mero asesoramiento técnico centrado en un programa informático, pretende facilitar la transformación en todas las escalas de la vida pública.

Anticiparnos

Anticiparnos, estar ahí en el momento oportuno y al nivel adecuado, secundar la voluntad de ir hacia adelante: es el objetivo de Berger-Levrault, al albur de una trayectoria de más de 400 años en el tratamiento de la información, las leyes y la reglamentación al lado de los Estados. De ahí nace la organización transversal e internacional de Berger-Levrault, para trasladar aquellos datos que permiten entender la vida pública y fabricar las ofertas del futuro.